Noticias

A Simeone le preocupa si podrá contar con Carrizo. Para el 3 de enero quiere el tema definido.

A Simeone le preocupa si podrá contar con Carrizo. Para el 3 de enero quiere el tema definido.


Si los equipos siempre se arman de atrás para adelante, Diego Simeone todavía no puede dar el primer paso. Cuando agarra su cuaderno de anotaciones para ponerle nombres y apellidos a su 11 ideal, de entrada quiere escribir Juan Pablo Carrizo y no puede. O lo hace y le agrega un signo de interrogación que lo inquieta cada vez más.

La preocupación del Cholo —la misma que tienen los dirigentes de River— no es en vano. El futuro del arquero aún es una incógnita, a la que el técnico le puso un plazo máximo para que se despeje: pretende que el 3 de enero, cuando el plantel regrese de las vacaciones, esté definido si se queda o se va a la Lazio (difícil, tirando a imposible) o a algunos de los dos clubes que lo pretenden (Zaragoza y ¿Atlético Madrid?).

El mayor inconveniente estaría en las ganas de Carrizo de seguir en el club. Antes de arrancar sus vacaciones, el arquero no anduvo con vueltas. "Por cómo se dan las cosas creo que son mis últimos momentos acá. Ya he cumplido una etapa", declaró el 6 de diciembre. Y con ese panorama fue que Simeone opinó sobre quien quisiera que sea el arquero de su River. "Me gustaría que esté, pero primero lo tiene que sentir él, sentirse con la alegría y el entusiasmo de participar", le dijo el DT a Olé.

"El lunes se va a definir", contó un allegado a JP, quien también está ansioso por saber adónde atajará en el próximo semestre. ¿Y si se va? En ese caso surgirá otro problema, porque Simeone pedirá reforzar el puesto a pesar de la presencia de Ojeda y Vega (a Leyenda ya lo bajó). Al Cholo le gustan los arqueros grandotes y Andújar es su fetiche, aunque hoy suena a utópica una negociación con Estudiantes. Es más: por las dudas ya se interiorizó sobre los arqueros de las Inferiores y anotó el nombre de Gonzalo Marinelli, el recomendado por Guillermo Rivarola.

Comentarios