Noticias

Champagne amargo al Madrid

Champagne amargo al Madrid

El arquero argentino fue clave en la victoria del Leganes por 2 a 1 ante el Real Madrid en el Bernabeu que le permitio clasificar a la siguiente fase de la Copa del Rey.

Nereo Champagne, "Champú", para los amigos y compañeros en San Lorenzo, Ferro y Olimpo, los clubes argentinos por los que transitó, se transformó en héroe. No en cualquier escenario, hizo historia en el mítico Santiago Bernabéu. Porque el portero, de 33 años (los cumplió el 20 de enero), oriundo de Salto (provincia de Buenos Aires) fue una de las figuras del triunfo de Leganés 2-1 ante Real Madrid, que propició el acceso de los "Pepineros" a las semifinales de la Copa del Rey. Un hito inimaginado para el humilde club que había tropezado 1-0 en el duelo de ida. Pero los guantes de Champagne y el coraje de sus compañeros lo hicieron posible.

Fueron dos las acciones trascendentes de Champagne, más allá de la seguridad en las pelotas aéreas y su capacidad de ordenar desde el arco. A los 35 minutos de la segunda etapa, controló con aplomo un remate de Benzemá, tomándose revancha de la acción del 1-1 parcial. Y a los 39, en su participación más lucida, despejó por encima del travesaño un cabezazo con destino de gol de un especialista como Sergio Ramos. Habitual suplente en la Liga de España con el Leganés (institución a la que arribó en enero de 2017), las posibilidades de exhibir sus cualidades surgieron en la Copa del Rey. Y, a juzgar por la hazaña lograda por su equipo, las aprovechó.

Campeón Mundial Sub 20 en 2007 con la Selección Argentina, nunca logró conseguir continuidad en San Lorenzo, por lo que terminó destacándose en Ferro (B Nacional) y Olimpo (BN y Primera). Tuvo chances de emigrar a México, pero fue el Leganés el que le ofreció la aventura fuera de las fronteras de su país.

Periodista aficionado, aún cuando vivía en Buenos Aires, Champagne participaba de un programa radial que hablaba de la actualidad de Sports, club de su Salto natal. También supo colaborar con las Inferiores de la institución, consiguiendo distintos elementos para los entrenamientos u oficiando de "manager ad honorem" de las Divisiones Inferiores. Amante del rock, preferentemente pesado (la banda Almafuerte nunca falta en su playlist), apasionado del fútbol, otro de sus pasatiempos de sus primeros tiempos en Capital Federal era visitar distintos estadios del fútbol de Ascenso para detectar talentos ocultos en los equipos más humildes. 

 

Fuente: www.infobae.com

Comentarios