Noticias

Vecchi, el maestro de los porteros del Real Madrid

Vecchi, el maestro de los porteros del Real Madrid

A Villiam Vecchi le gustan los guardametas intuitivos y con reflejos. Es el primer juez de Iker Casillas y Diego López, pero la decisión final la consensúa con Ancelotti.

Villiam (y no William como muchos piensan) Vecchi es el hombre que evalúa y analiza día a día a Casillas y Diego López. Es su primer juez, aunque la decisión final de quién es el titular la consensúa con Ancelotti. A sus 64 años no es un simple ayudante del técnico, sino que es su pequeño gran maestro.

Guardameta del Milán entre 1967 y 1974, le perjudicó en su carrera no ser muy alto. Hace justo 40 años fue el protagonista en la final de la Recopa ganada al Leeds (1-0). Lo paró todo. Fue el punto más elevado de su carrera, pocos días antes de vivir el más bajo: el 20 de mayo de 1973 encajó cinco goles en el último partido en Verona y el Milán perdió el décimo Scudetto. Antes de esta temporada, Vecchi ya estuvo en el Bernabéu: el 28 de mayo de 1969 festejó allí, aunque fuese el portero suplente de Cudicini, la Copa de Europa ganada por el Milán al Ajax de Cruyff (4-1).

Ancelotti y Vecchi son pareja futbolística desde 1996, cuando Villiam estaba en el Parma como preparador de porteros y Carlo era el entrenador. Desde entonces, no se han separado nunca. Sólo por problemas familiares, Vecchi no pudo seguirle al Chelsea y al PSG. Le gustan los guardametas con reflejos, que sepan intuir lo que pasa en el campo y dirigir a la defensa. Su cualidad es el silencio y la fidelidad a Carletto, con el que habla el dialecto de la región de Emilia, ya que nacieron a pocos kilómetros de distancia.

A Vecchi le gusta trabajar con intensidad, aunque no es un fanático porque cuando era portero tuvo problemas de espalda y asegura que nunca hay que exagerar el entrenamiento. Lo más importante para él es el diálogo, la humanidad y la humildad. Vecchi y Ancelotti ya ganaron dos Copas de Europa con el Milán (2003 y 2007). No hay dos sin tres y ojalá puedan festejar la tercera juntos en Lisboa.

Comentarios