Noticias

Una Selección de arqueros

Una Selección de arqueros

Romero no está en su mejor momento y no ataja en el Monaco. Andujar lucha por la permanencia del Catania. A la sombra de ellos, al menos siete arqueros destacados esperan su oportunidad.

Roque Santa Cruz aparece por la izquierda, desequilibra, tira un centro que no parece complicado, en el primer palo la roza José Núñez. La pelota parece simple de detener para un arquero de elite. Sin embargo, Sergio Romero calcula mal y el balón ingresa, mansito, al arco. Es gol de Paraguay. Es el empate parcial en el reciente duelo de las Eliminatorias. De algún modo, resulta también un síntoma. No es el mejor momento del arquero que supo ganar el oro en los Juegos Olìmpicos de 2008 y que lleva 26 partidos consecutivos sin derrotas atajando para la Selección.

Alejandro Sabella no tiene dudas respecto de quiénes son sus arqueros. Romero es el titular, Mariano Andujar, el suplente y Agustín Orion, el tercero. Sin embargo, considerando los momentos de ellos y de otros la certeza invita a ser observada. Más allá del gol en Asunción, Romero aún no atajó en lo que va de la temporada de la Liga de Francia. Tras su paso de dos temporadas por Sampdoria, de Italia, aún no encontró espacio en el Monaco. Y nada -por ahora- parece mover del arco al croata Danijel Subasic. Andujar, en tanto, luchará por no descender desde el arco del Catania. En las primeras dos fechas le marcaron cinco goles y el equipo fue derrotado. Orion es parte de un Boca que camina a los tropiezos y que recibió once goles en seis fechas.

A la sombra de esta situación hay varios arqueros que reclaman espacio a partir de sus rendimientos. Incluso varios entrenadores salieron a proponer sus candidaturas para el arco de la Selección. Repasemos:

1) Desde que llegó al fútbol argentino, Sebastián Saja respondió de manera impecable en el arco de Racing y se convirtió en un auténtico líder del plantel. Tuvo un breve paso por la Selección con un detalle valioso: nunca perdió (tres victorias y un empate) y apenas recibió dos goles. Una ventaja añadida: también patea penales de manera implacable.

2) Marcelo Barovero cuenta que sueña con atajar en la Selección. Su técnico Ramón Díaz sostiene que lo merece. En el campo de juego su rendimiento está resultando estupendo. Es el sostén de un River en días complejos. Su actuación de diez ante San Lorenzo, por la Copa Sudamericana, sirve de testimonio.

3) Pedro Troglio dijo el año pasado que el futuro de Fernando Monetti estaba en el seleccionado. El arquero de Gimnasia es una de las grandes apariciones de las últimas tres temporadas. Su rendimiento -a veces espectacular, siempre parejo- lo avala.

4) En la cancha de Argentinos, la semana pasada, una bandera reclamaba la convocatoria de Pablo Migliore. El entrenador Caruso Lombardi se expresó de idéntico modo. El arquero del sorprendente lìder del Inicial suma 469 minutos sin recibir goles y va tras las pasos de un récord: la mejor racha de imabitilidad en la historia del club de La Paternal (ya hizo el récord en Racing).

5) Agustín Marchesín, siempre prolijo en el arco de Lanús, fue ocasionalmente citado durante el ciclo Sabella. Pero también espera a la sombra del resto de los frecuentes tres convocados.

6) Nahuel Guzmán es el arquero del último campeòn del Torneo FInal. Un síntoma de la confianza que genera: fue el primer nombre que Gerardo Martino les sugirió a los dirigentes del Barcelona para que siguieran y analizaran.

7) En el exterior también hay un candidato escondido: Wilfredo Caballero. Está haciendo historia en el Málaga. Tiene el récord de imabatibilidad, participó de la histórica campaña en la Champions 12/13 y hace unos días pasó a ser uno de los futbolistas mejor remunerados del plantel (curioso para un arquero), tras firmar contrato hasta 2017.

En definitiva, una Selección de arqueros.

No hay fórmulas mágicas para garantizar el arco en cero o actuaciones de maravillas en un Mundial. Se ganó y se perdió con distintos criteros. Ubaldo Fillol era un superhéroe en 1978 y se comportó como tal en la Copa del Mundo, aunque llegó a necesitar de una épica volada de Mario Kempes en la segunda ronda. Carlos Bilardo confiò en 1986 en Nery Pumpido cuando el ambiente del fútbol reclamaba la presencia de Luis Islas. El arquero de River fue valioso, incluso màs allá de algunas dificultades en el juego aéreo. En 1990, el azar de una lesión, transformó a Sergio Goycochea en protagonista central de la Copa del Mundo de Italia. Ahora, todo indica que Sabella -también hombre de Estudiantes- confiará en su gente, en sus arqueros, en la receta de Bilardo. Se verá...

Comentarios