Noticias

Mano a mano con Bologna

Mano a mano con Bologna

Tuvo su oportunidad y no la desaprovecho. El ahora arquero titular de River y una imperdible entrevista realizada por Ole.

-Cómo afrontaste un momento que quizá ni vos esperabas hace algunas semanas. Porque vino Lux, después fuiste operado y ahora te surgió esta posibilidad de atajar? ¿Te lo imaginabas?

-Imaginármelo me lo imaginaba porque trabajo para esto, para lo que me toca hoy y para responder a la confianza que me dan.

-Gallardo ya te confirmó para atajar el domingo contra Newell’s. ¿Cómo tomaste el anuncio del DT?

-Es buenísimo. Me pone muy contento. Yo trabajo día a día para lo que me pasa hoy.

Fue su primer partido con River en el Monumental. Fue el tercero desde que hace casi un año y medio llegó al club para sostener a Batalla. Se dio en un momento convulsionado en el arco más grande del mundo, sacudido de manera abrupta desde que Lux no protegió como se debe el primer palo y Sand empezó la remontada de Lanús. Había jugado tres partidos en el Antonio Liberti y había perdido siempre: dos veces con Banfield y la última con Unión. Escuchó aplausos cuando lo anunciaron y se repitieron al final. Mostró confiabilidad. Brindó seguridad. Tuvo algo de suerte, un elemente siempre muy necesario... Con Enrique Bologna, River tiene un arquero de pantalones largos, algo inédito en la historia del club, que no se marea. A los 35 años, un tipo curtido en el fútbol y en su vida, responde con naturalidad después de ganarse el puesto más discutido del equipo y se posiciona, si rinde ante Newell’s y Gimnasia, como el arquero en la final de la Copa Argentina el 9 de diciembre.

-¿Te ponés a pensar en ese partido con Atlético Tucumán?

-Ahora pienso en el domingo porque esto es día a día.

-Se habló mucho sobre el puesto en los últimos días y fue tu debut en el Monumental. ¿Fue especial por todo eso?

-Mirá, estoy contento porque ésta es una cancha muy grande y con mucha historia, pero estoy más contento por el equipo: sacamos adelante un partido ante un equipo que sabe a lo que juega, que te complica y que también te ataca.

-Y mantuviste el arco en cero, algo que River no conseguía desde la primera fecha en la Superliga.

-Todo es importantísimo: mi primer vez en el Monumental, que no me hayan convertido y haber conseguido el triunfo...

-¿Cuál fue la más difícil que sacaste?

-No sé. Por ahí la de Soldano.

-¿No la de Pinola en el palo, cuando el partido todavía estaba 0-0?

-Fue una pelota difícil que le picó rápido y la cancha estaba rapidísima también. Dios quiera que haya cambiado la suerte.

-¿Hablaste con Lux?

-No. Hablamos sobre el apoyo habitual que nos damos cuando nos toca atajar, como lo hacemos también con Augusto (Batalla). Y nada más.

-¿Para vos era una prueba más mental que futbolística?

-No, no. Futbolística, futbolística. Intento mostrarme y mostrarles a todos que puedo estar acá.

-Aunque después de todo lo que pasó con Poroto, el temperamento también pesaba...

-Ehhh. En lo particular, no.

-¿No?

-No, y no te miento. Me preparo para lo que me toca aislándome de lo que pasa. Me tocó a mí y pensaba que todo iba a salir bien.

Sus respuetas son cortas pero contundentes. Y ni siquiera se extiende cuando escucha una vez más que Gallardo lo ratificó como el nuevo dueño del arco de River. “Obvio que es importantísimo que el técnico muestre confianza hacia uno. Y yo voy a intentar responderle en la cancha, como debe ser”.

-Para muchos, ratificar a un arquero le da confianza. El Muñeco dijo que en el día a día se resuelve todo. ¿Está bueno que ése sea su método?

-En este club, titular no es nadie. Y es así: día a día tenés que ganarte el puesto y demostrale al cuerpo técnico que querés jugar. Lo hice durante toda mi vida en otros clubes en los que era titular. En cada entrenamiento, demostraba que quería jugar, que quería estar y que el entrenador no se equivocaba.

-¿Cómo te afectó la lesión (lo operaron de hernia de disco) que sufriste?

-Fue muy brava. Muchos dudaban de cómo iba a volver, menos los médicos y yo. Y me recuperé más rápido de lo pensado.

-¿Estos tres partidos antes de fin de año pueden influir en tu futuro cercano en el club, teniendo en cuenta que tu contrato termina en junio del año que viene?

-Si me dan continuidad, puede ser el comienzo de algo muy lindo.

-¿Evaluabas la chance de encontrar otro camino?

-No. Día a día trabajo imaginando el momento que me toca vivir hoy. Gracias a Dios se me está dando.

-¿Escuchaste los aplausos de los hinchas hasta cuando anunciaron los equipos antes del partido?

-Durante el partido, la verdad, no me di cuenta. Pero antes y después sí que los escuché. Les estoy muy agradecido y ahora espero responderles...

 

Fuente: www.ole.com.ar

Comentarios