Noticias

Pompilio me dijo que me quieren

El arquero, de vacaciones en la Costa, espera seguir en Boca, que debe comprarle el 70% restante de su pase. En medio de rumores, él dice que el presi le dio el OK...



El arquero es el gran amigo que tiene Palermo en el plantel y además es uno de los que siempre mantienen el buen humor.

Se hace difícil llegar a fin de año. Yo quiero seguir en el club y es obvio que estoy preocupado por mi continuidad. Encima, leo en todos lados que se dice que no voy a seguir en Boca y me pongo peor. Por suerte hablé con Pedro (Pompilio) y me dijo que no le preste atención a todo eso, que me quede tranquilo porque quiere que me quede. Y eso me pone bien". La voz de Pablo Migliore no es la de un hombre que está disfrutando de sus vacaciones en la Costa Atlántica. Es la voz de un jugador que realmente está pensando en qué será de él en el 08. Por reglamento, Boca ya no puede renovarle el préstamo: sí o sí tienen que comprarle el pase, el 70% que les resta adquirir. ¿Harán el esfuercito?

El Loco llegó al club hace dos años, a pedido de Alfio Basile. La primera vez le hicieron un contrato por un año. Después, la renovación fue cada seis meses, en enero y en junio. Aunque la última vez el club decidió comprarle el 30% de su ficha. Este 31 de diciembre, esa prórroga llegará a su fin y por eso al arquero le está costando conciliar el sueño. "Yo quiero quedarme, para mí la prioridad es Boca, ni pienso en otros ofrecimientos, que los hay, pero sólo los tendré en cuenta si me desvinculo. Pero la verdad es que duele que llegue esta época del año y uno no sepa qué va a pasar. Yo no estoy tranquilo nunca. Para mí sería una paz que pudieran adquirir el porcentaje de mi pase que les falta...", dice con esperanza el golero, que esta tarde estará de vuelta en Buenos Aires para celebrar el Año Nuevo y, sobre todo, para comenzar a definir qué será de sus guantes... El que sí lo sabe es Mauricio Caranta: en noviembre, la directiva de Boca le avisó a la del Santos Laguna que iban a comprarle el pase al 12. Y antes del 31 deberán pagar los 900.000 dólares que vale.

"Yo creo que desde que estoy en Boca hice las cosas bien. Los técnicos que pasaron siempre me bancaron. El Coco (Basile) fue el que me trajo. La Volpe me bancó y después hasta me quiso llevar a Vélez. Y en junio, Miguel Russo fue el que les pidió a los dirigentes que me compraran una parte cuando ganamos la Libertadores. Creo que si esos técnicos con tanta trayectoria me apoyaron, por algo debe ser", dice el arquero, sin soberbia pero sí con confianza en sus condiciones. Es que él sabe muy bien el lugar que ocupa en el plantel. Si bien Boca tiene a uno de los arqueros campeones del Sub 20 (Javier García) y a otro con mucho futuro (Maxi Scapparoni), Pablo es el único de experiencia que tiene para reemplazar a Caranta. También es el gran amigo de Martín Palermo dentro del plantel y, a pesar de mantener el perfil bajo, es un hombre de peso dentro del vestuario. Además de uno de los que mantiene siempre el buen humor, fundamental para los malos momentos, como el regreso de Japón...

—¿Cómo fue la vuelta?

—No dormí por tres días. No pude. Primero porque todo el mundo te pregunta y te acordás y te pone mal. Y también por el cambio horario. Estuve muy fastidioso, yo empecé mis vacaciones tres días después... Fue muy duro, pero hay que asumir hasta dónde uno puede llegar. Lo importante es estar cada seis meses peleando una final...

—¿Cómo viviste la salida de Russo?

—La verdad es que no sé cómo fue, porque trato de mantenerme al margen. Sólo quiero desearle lo mejor a Miguel, adonde le toque estar.

—¿Y la llegada de Ischia?

—Sé muy bien de dónde viene, trabajó con Bianchi y eso es muy bueno, porque tiene un perfil parecido. Es un tipo al que habrá que sacarle el jugo. Y, si me quedo, espero dejarle una buena impresión.

Comentarios