Noticias

Reflexiones sobre el arquero de fútbol


Reflexiones sobre el Nº 1

Luego de una serie de entrevistas realizadas a arqueros de la Primera División del Fútbol argentino, se encontraron algunos conceptos cristalizados en relación a sus sensaciones con respecto al puesto. Vulgarmente, se piensa que el arquero es un jugador que no elige ir al arco, sin embargo existen fuertes motivos para suponer lo contrario.

En estas charlas se advirtió que "ser arquero" implica necesariamente una elección personal. Diversas pueden ser las motivaciones que lleven a un jugador de fútbol a elegir ese puesto, pero ninguna de ellas tiene que ver con una simple casualidad, sino más bien habría que hablar de una "causalidad" del arquero, es decir cual es el motivo por el que está allí.

Se supone que cualquiera podría cumplir la función de arquero (por ejemplo un jugador de campo en una práctica deportiva o cuando expulsan al arquero y no se pueden hacer más cambios), pero "ser arquero" implica algo más que cumplir un mero rol, se trata, más bien de una identificación, de "sentir el puesto", de una visión de juego diferente al resto y, sobre todo, de poseer ciertas aptitudes físicas y psicológicas.

Uno de los conceptos fuertemente arraigado en la mentalidad del arquero es que se desempeña en un puesto de mucha responsabilidad, con poco margen de error, "no nos podemos equivocar", dicen. Si bien esto, a priori, parecería ser así, nos preguntamos ¿qué puesto en el fútbol carece de responsabilidad? Aseguramos que la frase que ellos mencionan atenta contra su buen desempeño y su bienestar personal. La cuestión es: ¿acaso no es normal que les afecten las presiones?.

Es preciso señalar que "el mandato de perfección" hace mella en ellos, puesto que en muchas ocasiones se cargan o "los cargan" de una exigencia desmedida que no hace más que favorecer las equivocaciones. Una buena pregunta es: ¿cómo se hace para manejar las presiones?, o sino: ¿cómo hacer para cometer la menor cantidad de errores posibles? Una respuesta aproximada es el trabajo técnico/táctico durante la semana. La otra, que es la que nos compete a nosotros, pasa por la palabra: Trabajando sobre sus sensaciones, los conceptos coagulados, sus miedos, sus fantasías, seguramente podrán sentirse más tranquilos y concentrados a la hora de intervenir.

Es interesante observar como algunos arqueros cometen una equivocación y se sobreponen rápido sin quedarse fijados al error, en cambio otros, ya por el hecho de haberse equivocado, se condicionan para todo el partido. Para muchos, esto significa que no podrán seguir atajando. Nosotros pensamos distinto. Estamos convencidos que, ya sea por medio de un profesional de la Salud Mental o de un entrenador de arqueros avezado, se puede trabajar sobre los errores, y mejorar las aptitudes psicofísicas del arquero.

Entendemos que controlar las presiones no es una tarea sencilla. El periodismo, el cuerpo técnico, el representante, los dirigentes, los padres y los hinchas, entre otros, son fuertes factores de presión que asedian al futbolista. A pesar que muchos jugadores tratan de no leer ni mirar programas deportivos para abstraerse de las críticas de los medios, las presiones, de alguna u otra manera, les llegan a los arqueros y los angustian. Incluso, hasta los elogios pueden producir efectos en los jugadores, en el sentido que pueden generar una confianza muy elevada que haga que algunos se sientan ganadores antes de haber salido a la cancha. No se trata de negar las presiones o de esconderlas, si no mas bien de todo lo contrario: saber que son parte del juego y que el deportista es un actor que tiene que lidiar con todos esos monstruos. Al negarlos crecen y se hacen invencibles, en cambio al afrontarlos, uno puede encontrar herramientas para combatirlos.

En definitiva, queremos recalcar que es anormal que el arquero no se sienta perturbado por las presiones que lo rodean, las mismas son necesarias. El punto es qué hacer con ellas. Suponer que por estar en ese puesto no se pueden equivocar implica un grosero error, ya que al pensar así es más probable que se produzcan. En nuestros próximos encuentros trabajaremos sobre las presiones a las que están sometidos los arqueros e intentaremos responder vuestras inquietudes.

Autor : Alejandro Brain (Psiquiatra)
Co autor: Matías Melecrinis (estudiante de Psicología de la UBA)

Comentarios