Noticias

Un portero para la historia

Un portero para la historia

Se cumplen 79 años de la presentación de Ricardo Zamora como futbolista del Real Madrid


En plena pretemporada del primer equipo, debemos ejercitar la memoria para recordar que hace exactamente 79 años fue presentado Ricardo Zamora como jugador del Real Madrid. El "Divino"  llegó al club blanco en el verano de 1930, donde se consagró  como uno de los mejores porteros de la historia. Varios expertos y compañeros del guardameta no dudaron en señalarle como el futbolista más importante de la década de los 30 en España, tanto dentro como fuera de la cancha. Los más antiguos madrisdistas fueron los únicos afortunados que pudieron ver al portero catalán en directo. Y hemos querido echar hoy la vista atrás para recordar al que fue uno de los mejores guardametas de la historia del Real Madrid.

Hace exactamente 79 años, Ricardo Zamora estampaba su firma como nuevo jugador del Real Madrid. El Campeonato Nacional de Liga cumplía su segunda edición y el portero catalán se unía al ambicioso proyecto blanco, que acabaría levantado el trofeo. Pero pronto la ilusión del nuevo cancerbero blanco se vería truncada por una grave lesión que sufriría en la segunda jornada de Liga, a pesar de ello el gran trabajo de los servicios médicos madridistas harían que el "Divino" se recuperase en un tiempo récord, pudiendo disputar gran parte de la temporada. Zamora se convirtió así en una de las bases para que el club blanco consiguiese levantar el título de liga de la temporada 1930-1931. 
 
Con tan solo 16 años el portero catalán debutó como jugador profesional en las filas del RCD Español, para dos temporadas más tarde tras varias discusiones con la directiva españolista, ficharía por el club rival de la ciudad, el FC Barcelona. Fue azulgrana durante tres temporadas y allí consiguió su primer título, una Copa del Rey. Su siguiente etapa sería de nuevo en el RCD Español, donde viviría los años más difíciles de su carrera, ya que tuvo que estar un año sin jugar debido a una disposición federativa. Y finalmente en el año 1930 a la edad de 29 años, Ricardo Zamora llegaba al Real Madrid para vivir los mejores años de su carrera, donde alcanzaría su máximo nivel como jugador. 
 
El palmarés del catalán no acabaría aquí. Vestido de blanco consiguió conquistar 2 Ligas y dos Copas del Rey. La excelente trayectoria del guardameta haría que se decidiese nombrar al trofeo que otorgaba al portero menos goleado de la Liga como Trofeo Zamora. Pero si hay que destacar una fecha en la trayectoria de Zamora esa es la final de la Copa del Rey disputada en Mestalla ante el Barcelona donde una intervención suya fue decisiva para que el catalán consiguiese levantar su segundo trofeo de copa. Las crónicas describieron la jugada de la siguiente manera: "El guardameta intuye la trayectoria de la pelota y logra detener el balón sin que los espectadores se expliquen cómo ha podido ser aquello".

Comentarios