Burgos: Maté al músico

El argentino Germán Adrián Ramón Burgos es un personaje particular. “Un poco loco, como todos los arqueros”, según se ha definido él mismo en infinidad de oportunidades. Presente en dos Copas Mundiales de la FIFA y referente de clubes como River Plate y el Atlético de Madrid, el Mono afronta hoy una nueva etapa: con 42 años, dejó los guantes y la música -grabó varios discos de rock- para volcarse a trabajar como ayudante de campo de Diego Simeone.

Recién llegado de su aventura italiana en Catania, donde salvaron al equipo del temido descenso, y a punto de asumir una nueva etapa junto al Cholo en Racing Club de Avellaneda, Burgos atendió en exclusiva a FIFA.com para hablar de su carrera como técnico, las opciones de Argentina en la Copa América y su incursión en la música, aparcada por el momento.

Señor Burgos, ¿qué valoración hace de la experiencia en el Catania junto a Diego Simeone? Llegaron con la misión de salvar al equipo y lo consiguieron…
Fue una experiencia positiva, maravillosa. Se dice que el fútbol italiano es aburrido, muy táctico, pero la verdad es que hay que vivirlo: es muy intenso, no te puedes equivocar en nada, te van cambiando los sistemas durante el partido… Tienes que estar muy atento. Los partidos se viven intensamente, y hay que trabajarlos muy bien durante la semana porque los rivales son complicados.

¿Cómo ha sido trabajar codo con codo con el Cholo?
Estuvimos muy compenetrados. No habíamos trabajado nunca juntos, pero coincidimos 8 años en la selección argentina y 2 en el Atlético de Madrid, o sea que almorcé y cené más con él que con mi familia en 10 años. Y ahora tuvimos 4 meses más, así que imaginen… nos miramos y ya sabemos lo que piensa cada uno. Formamos un equipo muy bueno, y la idea es seguir juntos.

Retirado en 2004, ¿no echa de menos ser futbolista?
No, ya fue. Uno tiene que dejar paso a otras inquietudes y a otros objetivos. Yo aprovecho  la experiencia que he tenido como jugador de fútbol para transmitírselo a los nuevos jugadores. Eso es lo que me mueve a mí.

En su etapa como músico y cantante de Rock, manifestó que “muerto el futbolista, queda el músico”. ¿Y hoy?
¡Maté al músico! (ríe) No contaba con que iba a ser entrenador, pero me agarró y la verdad es que uno no puede vivir sin volver al fútbol. Es maravilloso y hay que vivir el presente. La música siempre estará ahí y algún día haré una fiesta y estaré 4 horas tocando, pero creo que el sentido profesional dicta que uno tiene que estar todos los días mirando fútbol y aprendiendo cosas, así que por el momento queda aparcada.

Imaginamos que en los próximos días estará muy pendiente de lo que suceda en la Copa América. ¿Ve a Argentina favorita? ¿Puede pesarle la presión de ser local?
Yo creo que la va a ganar, sin ninguna duda. Lo mismo le dije a (Sergio) Batista, porque creo en el fútbol que hace él. Me gusta. Practica el 4-3-3, tiene jugadores para hacerlo y tiene a Messi. Si el ‘chiquitito’ está bien, mirá para el medio porque van a sacar de ahí, no mires el partido (risas). En cuanto a la presión… yo no creo en la presión. Son partidos. La gente lo vive más en sus casas: no come, sigue cábalas… Siendo jugador de fútbol no la sientes. Presión es la que sufre el que tiene dos trabajos y no llega a fin de mes.

Messi viene de realizar una gran campaña con el Barcelona, pero suele hablarse bastante sobre su rendimiento en la selección. ¿Qué opina al respecto?
La cuestión es que se lo compara con Maradona y son diferentes jugadores. Además, en el Barça, Messi juega con 7 futbolistas de la selección española que vienen de salir campeones del Mundo y eso, indudablemente, ayuda a un talento como él. No quiere decir que en Argentina haya jugadores malos, al contrario, pero la selección está en un proceso de formación. Viene de cambiar de entrenador… Es un proceso de adaptación. Igualmente, así como está, estoy seguro de que va a salir campeón.

¿Cómo ve a los demás participantes del torneo?
Brasil siempre está y es una buena selección. También está Chile, Paraguay es fuerte… Uruguay hizo una campaña bárbara en el Mundial y tiene jugadores brillantes como Cavani, aparte de la tradicional garra charrúa, siempre presente.

Recién hablaba de Batista. ¿Qué entrenadores utiliza usted como modelo en su carrera como director técnico?
Guardiola y Mourinho tienen cosas interesantes, Marcelo Bielsa también. Pero al final son los jugadores los mantienen al entrenador. El gesto que tuvo Puyol, por ejemplo, dejando que Abidal levantara la Copa en la final de la Champions… Eso habla de un trabajo excepcional, y no solamente de Guardiola, sino de la gente que está con él.

Menciona a Abidal, quien pasó esta temporada por una experiencia muy dura al ser operado de un tumor, tal como le sucedió a usted en 2003. Llama la atención la fuerza y optimismo con que ambos afrontaron semejante desafío…
Sí, a mí me lo anunciaron un jueves y yo quería jugar el domingo y que me operaran después. Me lo tomé como ‘no funciona la batería, bueno, cambiémosla’ (sonríe). A nosotros nos preparan para afrontar las cosas. Estamos preparados para el golpe, y eso después te ayuda. Todas las veces que uno afronta circunstancias de dolor y las supera, se fortalece. Y eso habla de una mentalidad ganadora que luego, por ejemplo, puedes aplicar a tu trabajo. En este caso al mío, como entrenador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lanzamiento del Área Educativa!

X