CARRIZO

El mejor arquero de Sudamérica del Siglo XX

Jugador inigualable, adelantado para la época en su función de arquero, Amadeo Raúl Carrizo es el nombre del arquero moderno. Nació el 12 de junio de 1926 en Rufino, Peía, de Santa Fe y comenzó su carrera en el Club Buenos Aires al Pacífico (BAP), rival en ese entonces de Jorge Newbery, el club que alumbró la figura de quien sería uno de los más gloriosos jugadores de River Píate: Bernabé Ferreyra.
Al poco tiempo ya se afirmó en el puesto de arquero, y una carta de un destacado atleta de la Banda, don Héctor Berra, dirigida a Carlos Peucelle, le posibilitó venir a Buenos Aires y someterse a una prueba, de la que salió airoso y fue fichado para River. Integró el equipo de tercera división, donde compartió la defensa de nuestros colores con varios jugadores que triunfaron en el país y en el exterior.

 Debutó en Primera División el 6 de mayo de 1945 contra Independiente (2 a 1). Fue su único partido en «La Máquina», y de allí volvió a su división, reapareciendo en Primera en 1948. Desde la 6ta. fecha de ese campeonato se convirtió en titular indiscutido durante más de 20 años, atravesando la mala etapa del Mundial de 1958, borrada con tres partidos sensacionales en la Copa de las Naciones de 1966 (Brasil), donde se le ganó al equipo local, a Portugal y a Inglaterra. En Argentina y en Colombia batió los récords con el arco invicto. Fue quien primero defendió la función de un arquero-jugador que no se debía quedar entre los palos. Le costó algún que otro disgusto pero con el paso de los años se demostró que estaba en lo cierto, y todos los guardavallas adoptaron lo que enseñó hace varias décadas.

Además, Carrizo fue el primer arquero que usó guantes de forma sistemática y el primero en utilizar el saque de portería como táctica para iniciar jugadas de contragolpe.

Cuando se retiró tenía 44 años, y dejó sus experiencias y su pensamiento en dos libros, uno relatando su vida y otro volcando sus conocimientos en lo que llamó, «El arte de atajar». Los mismos conocimientos que transmitió a los arqueritos amateurs de River durante varios años. Estas jornadas llevan merecidamente su nombre, porque según una inspirada frase de un gran periodista, «Amadeo fue el inventor del arco».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lanzamiento del Área Educativa!

X