Mano a Mano con Orion

El ex arquero profesional contó detalles de su carrera profesional y de su actualidad.

Luego de más de tres años, Agustín Orión rompió el silencio y recordó su etapa como futbolista y habló de su presente como dirigente, que lo tiene como vicepresidente de Midland, entidad muy querida por el ex arquero surgido en San Lorenzo y que también jugó en Boca Juniors y Estudiantes de La Plata, entre otros clubes. Cumplirá 41 años el 26 de junio y se lo escucha muy feliz con su actual función y por cómo disfruta de su vida con su familia.

“Es un sueño (ser vicepresidente de Midland). Cuando era más joven preguntaban si yo quería retirarme en Midland y yo respondía, no, lo que quiero es ayudar al club y a la ciudad, porque Midland es Libertad”, contó en diálogo con Radio La Red.

Una vez retirado del fútbol desde 2020, pudo disfrutar más de sus hijos: “Soy mejor padre ahora. Comparto todo con mis tres hijos. El más grande juega al básquet, al del medio le gusta la pintura y el más chico es arquero, pero a veces le cuesta ir a entrenar (risas)”.

Agustín jugó como profesional por última vez en el Colo-Colo de Chile hasta finales de 2019 y, si bien pasaron casi tres años, afirma que no extraña para nada el fútbol profesional. “No extraño el mundo profesional. Cero. Me saturé, hay un montón de situaciones con las que no estoy de acuerdo, no las voy a poder cambiar. Por ejemplo, cuando te miran y te dicen ‘Orión es malo’. A uno siempre se lo señaló con que era peleador o que discutía, y el que me conoce sabe que yo no soy así. Lo que no me gusta lo digo y entonces cuando estás afuera no tenés que pelearte ni discutir ni tener distintos pareceres con compañeros, dirigentes o periodistas. Hoy me dedico a Midland, viajo y voy a ver fútbol, a Boca o a Estudiantes. Vivo como quiero, no como me dicen o como tendría que ser para algunos. Al sector donde voy siempre fue mi familia y me conocen”, sentenció.

El ex golero se formó y debutó en Primera en San Lorenzo. Fue campeón en el Torneo Clausura 2007 bajo las órdenes de Ramón Díaz e integró el equipo que llegó a las semifinales de la Copa Libertadores (eliminación a River Plate incluida) en 2008. Aunque en uno de los partidos ante Liga de Quito cometió un error que le costó un gol y fue clave en la eliminación. Sobre su salida del Ciclón, sostuvo que “me arrepiento de no haberme sentado en una conferencia de prensa y de no haber hablado. Y ,como en este mundo ‘el que calla otorga’, pareciera que la razón la tienen en este caso los malos, como hablamos con los chicos de ese plantel. Pero a mí (San Lorenzo) me dio todo, pasé 22 años en el club, pero mis mejores años fueron con Boca y mi identificación quedó ahí. Me podría haber ido dos veces libres y no me fui, y le quedaron 2,4 millones de mi pase. Pudimos salir campeones con Ramón Díaz en ese equipo de 2007. Hay recuerdos muy lindos y los otros son los más agrios”.

Sobre si tiene alguna charla pendiente con alguien del fútbol, aclaró que “no porque lo tenía que hablar lo hablé personalmente. Como me decía mi mamá, que era docente: ‘Con respeto, responsabilidad y altura se puede decir todo”.

También habló sobre los ex futbolistas que hoy trabajan en los medios: “Depende del caso: si a vos no te gustaba cuando te criticaban, tampoco hagas la crítica desmesurada porque no te contesté un WhatsApp o porque querías que te saludaran con un beso y te dieron la mano. Pero me gusta que haya ex jugadores porque enriquecen. Pero también tenés que prepararte para sentarte en una mesa y saber hablar”.

En tanto que explicó por qué no dio explicaciones acerca de su retiro: “Cuando dejé de jugar muchos familiares y amigos me dijeron: ‘¿Por qué no vas a decir nada?’ Porque yo no tengo la necesidad de decir que dejé de jugar. ¿Por qué? Soy una persona normal, pudo dedicarse a este juego hermoso, no tengo por qué decir o anunciarlo y tengo que seguir con mi vida”.

Aunque luego de seis años de su paso por Boca Juniors, dejó en claro por qué se fue del club: “Por ejemplo, uno quizá da todo, pero quizá no alcanza y a veces hay que dejarle el lugar a otro. Cuando perdimos la semifinal con Independiente del Valle, yo ya había hablado en ese momento con Daniel Angelici, y le dije que ‘yo quería intentar ganar esa Copa e irme a jugar a otro lado o ver para dónde me iba a ir’. Él dijo que ‘lo pensara’. Terminó esa copa y me junté con el Melli (Barros Schelotto) y le dije que mi tiempo en Boca se había acabado porque me dio hasta donde me dio y creí que estaba cumplido mi ciclo. Él me dio su parecer y me contó también una experiencia de él cuando estuvo con el Coco Basile, que no le tocaba jugar y él decidió irse. El Melli me dijo ‘la decisión es tuya’. Aparte, cuando estás en la élite hay resultados deportivos, en este caso negativos, en los que hay que asumir las responsabilidades. Creo que nosotros éramos los más grandes. Mi vida no pasa porque alguien me diga ‘está bien o no’. No tengo redes sociales y yo vivo bien, vivo como quiero”.

Por último respondió un ping pong, en el que se quebró cuando le preguntaron por Midland, “su lugar en el mundo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lanzamiento del Área Educativa!

X